OBISPO BENDICE NUEVO TEMPLO EN LAS CHARCAS

c_300_175_16777215_00_images_Portada_Templo.jpgLa tarde-noche del pasado sábado 22 de julio, en la Sección Las Charcas de Garabito, perteneciente al Distrito Municipal de Las Zanjas, situado en la zona noreste del municipio cabecera, monseñor José Grullón presidió la ceremonia de bendición de un hermoso templo cuya edificación sustituye una vieja capilla que se levantaba en el mismo lugar desde hace poco más de 30 años. 

El nuevo lugar de culto a Dios, dedicado a monseñor Thomas F. Reilly primer obispo de San Juan, quien levantó la protocapilla, y encomendado a la advocación de la Santísima Virgen María de la Altagracia, materializando esfuerzos de los comunitarios en la mano de obra y en pequeños aportes de los lugareños, para complementar una donación de la Diócesis de Green Bay, en Estados Unidos, es una edificación entera en concreto reforzado.

Consta de una sola nave en dirección al poniente, con techo de dos aguas, una fachada con una porción truncada que a medias proyecta el modelo rectangular de la construcción, un saledizo que permitió habilitar a la entrada un espacio para la sacristía y una pequeña jardinera exterior; está profusamente ventilado por persianas y dos puertas laterales que aportan frescura al interior y fue resultado de un diseño desinteresado del arquitecto Manuel de Jesús, mientras que los trabajos fueron dirigidos por el maestro constructor Betilio Rodríguez Mateo (Pipe), ambos nativos del lugar.

El coste total de la obra asciende a RD$1 millón 523 mil 870 pesos, de cuya cantidad la Diócesis de Green Bay, a través de misioneros de la parroquia Santa Teresita de Jesús hizo el aporte inicial de RD$1 millón 203 mil pesos, lo que fue complementado para la ejecución del proyecto con la inversión en materiales, mano de obra y el aporte económico de la misma comunidad.

c_300_175_16777215_00_images_Portando_icono.jpgSin embargo, la frialdad matemática de las cifras no puede expresar el valor de la entrega, el desvelo y el sentido de pertenencia que hizo a las gentes de Las Charcas de Garabito participar en músculo y en dedicación "como una de las comunidades que más se ha involucrado  en la construcción de su templo", erigiendo una casa digna de oración y adoración a Dios, testimonia el Padre Melaneo.      

En esta obra admirable el altar es sencillo, espacioso, con una mesa de comunión y un púlpito en madera, aunque desprovisto de imágenes, a excepción de una cruz también de madera adosada a la pared y el icono de la Virgen de La Altagracia, que le confieren al templo un aire de venerable dignidad.       

Siguiendo el ritual solemne de bendición y dedicación del templo, el obispo de la Diócesis de San Juan de la Maguana, asistido por el párroco Melaneo Colás y los diáconos Bienvenido Jiménez y Nolasco Hidalgo Guzmán procedió a bendecir el agua y asperjar, primero la fachada, y luego a las gentes que se arremolinaban a la entrada del recinto sagrado, rito inicial en el que le acompañó el titular.   

A continuación de la liturgia de la Palabra, procedió en ese orden: a la dedicación, unción del altar, la incensación, el revestimiento de la mesa del sacrificio eucarístico y a la iluminación.

Una vez celebrada la eucaristía, monseñor Grullón llamó, tras consultar públicamente a la asamblea, a jóvenes y adultos para conformar los consejos Distrital y Parroquial “porque una iglesia sin Consejo, es una Iglesia de acción individual, pero sin cabeza”, expresó, haciendo hincapié en que el templo es la obra material "pero ustedes y yo, nosotros, somos la Iglesia".

Al elegir a los miembros del Consejo Distrital, los conminó a establecer los días de celebración litúrgica, que por consenso serán domingos a las 7 de la mañana y los miércoles a las 7 de la noche, exhortando a los fieles de la comunidad a permanecer unidos en el espíritu de alegría y Acción de Gracias, asistiendo frecuentemente a los actos de culto estos dos días, así como a adoptar una hora de adoración comunitaria ante el sagrario, todos los días.  

c_300_175_16777215_00_images_Portada_Inauguracion_Templo.jpgMientras que el párroco dejó trazada en el aire la meta pendiente de completar los esfuerzos que han hecho posible la obra de construcción, dedicándose ahora a procurar la sillería propia, ya que los asientos de plástico utilizados en esa ceremonia fueron prestados por una empresa.   

Al mismo tiempo, un equipo de la Pastoral de Adolescentes encabezados por Wilma Duval, Secretaria Nacional, logró conformar un grupo primario de la misma, motivando mediante dinámicas a una treintena de muchachos de ambos sexos, con edades entre los 9 y los 15 años de edad que acudieron al acto, quienes de inmediato han comenzado a planificar actividades.       

A la liturgia solemne de bendición y dedicación del nuevo templo asistió una gran cantidad de personas y de autoridades representativas de la comunidad y de las parroquias Divina Misericordia, de Las zanjas, El Cacheo, de los parajes Candelón, Lamederos y El Batey, a compartir el motivo de alegría que sin dudas dará nuevo impulso a la labor pastoral en esta comunidad.         

Después del alimento del Pueblo de Dios, la feligresía que participó del acontecimiento pasó al patio del templo, ya noche cerrada, a compartir una cena comunitaria, prevaleciendo en todo momento el mismo ambiente de compartir en fraternidad con que dio inicio.

 

José Danilo.