GALA DE LA SOLIDARIDAD DIOCESANA EN XVIII CENA

c_300_175_16777215_00_images_Cena_portada.jpgLa solidaridad estuvo de gala este pasado viernes 16 de junio en la sala de fiestas La Bella Cascada de San Juan de la Maguana en la XVIII Cena, que se convirtió en punto de reencuentro de la familia diocesana con representaciones de Azua, San Juan y Elías Piña.

Pese a que el día estuvo lluvioso, ello no fue óbice para que los invitados asistiesen con puntualidad a la velada que se organiza para recabar recursos frescos destinados a fortalecer esta jurisdicción eclesiástica.

Tradicionalmente la fiesta se convierte en un escenario idóneo para informar acerca de las obras realizadas o en fase de ejecución con los fondos recabados para planes, programas y proyectos implementados a través de los organismos de acción social del Obispado.

Sin embargo, en esta ocasión, a continuación de la oración inicial y palabras de bienvenida del Vicario General Reverendo Miguel Seis, monseñor José Grullón lanzó un vigoroso mensaje didáctico y de concienciación bajo el título del lema del año que dinamiza la iglesia en dominicana: Quien se forma y participa, a la iglesia vivifica.

Queda como ámbito apropiado para una mirada retrospectiva, el próximo 24 de los corrientes, en que convergen varias efemérides de interés para la diócesis: aniversarios de FUNDASEP, de CEDAJUR y de la dedicación de la catedral San Juan Bautista tras su remozamiento.

En una ponencia pormenorizada con respaldo de recurso visual, monseñor Grullón puso de relieve aspectos que han hecho de la Diócesis de San Juan de la Maguana, bajo su responsabilidad, una Iglesia viva, que toma participación dedicada al servicio a los más necesitados, sin distinción de personas por su credo, ideología o condición social.

Puntualizaba el obispo que “somos una iglesia en servicio que no es para sí, sino que verifica su ser y quehacer como luz del mundo y sal dela tierra” remitiéndonos a nuestro compromiso bautismal de optar por el bien y rechazar el mal en todas sus manifestaciones.

c_300_175_16777215_00_images_Discurso_de_Monseor.jpgDestacaba la consistencia y fundamentación teológica que han convertido en realidad la formación en el Pueblo de Dios que peregrina en las provincias Azua, San Juan y Elías Piña: las actitudes sistematizadas de escuchar, reflexionar, contemplar, dar gracias y actuar, siguiendo el ejemplo de María, la madre de Jesucristo.  

Finalizó la presentación glosando la frase un simple acto de ayuda crea una onda sin fin que vuelve a ti, a partir de una relación sucinta de los logros más emblemáticos del servicio institucional de la pastoral social diocesana, a manera de una teología que dialoga con la realidad, la ilumina  fortaleciendo los programas de acción social de la iglesia. 

Una vez terminada la charla que mantuvo en atenta escucha a los asistentes al tradicional banquete, el Padre Ramón del Rosario (Frankelo) tuvo a su cargo la bendición de la cena, un exquisito buffet para el que se habilitó dos estaciones de servicio.

La noche cerró con la presentación artística del merenguero sureño Kinito Méndez y orquesta, que puso a vibrar el momento bailable con una selección de sus temas mas sonados, gracias al Ministerio de Turismo.

El festejo diocesano, que brilló por la numerosa concurrencia que llenó todo aquel lugar, ha obtenido elogios por la esmerada organización.

 

José Danilo.