BENDICEN EDIFICIO DE DORMITORIOS DEL SEMINARIO

c_300_175_16777215_00_images_A_Seminario_Bendicion_portada.jpgEn un acto que contó con la asistencia de feligreses, autoridades municipales y empresarios, fue bendecido e inaugurado este domingo 30 de septiembre, la primera etapa del nuevo edificio de dormitorios del Seminario Menor El Buen Pastor.

La ceremonia fue antecedida de una liturgia de Acción de Gracias, presidida por monseñor José Grullón, siendo concelebrada por un nutrido grupo de presbíteros y diáconos.

Durante la homilía, monseñor Grullón hizo un pormenorizado recuento histórico del lugar reservado para la preparación de los futuros sacerdotes, que primero, inició en 1988 en Azua por gestión del entonces obispo Renaldo Connors (RIP), en un centro de formación campesina. Allí se encaminaba la vocación de seminaristas de las diócesis vecinas de Baní, Barahona y San Juan.

En el año 1994 la diócesis creó, al lado, el Colegio El Buen Pastor, hasta que en el año 2007 se retiraron los seminaristas de Baní y Barahona, cuyas diócesis habían constituido su propio Seminario Menor, por lo que se adopta, dos años después, la decisión de trasladarlo a San Juan de la Maguana, al lugar en que está situado en el Corbano Sur, detrás de la vieja manicera. 

Desde el año 2012, tras la retirada de los sacerdotes de la congregación Redentorista, comenzó a funcionar, aunque precariamente, en uno de los salones de la parroquia Espíritu Santo, a escasos metros de donde hoy se levanta, majestuoso, el edificio de dormitorios que fue bendecido este último domingo de septiembre, frente a otra edificación de menor envergadura que se levanta adyacente, destinada a la cocina, el comedor, una capilla, la biblioteca y un área soterrada de esparcimiento.

Esta construcción se ha logrado en base a diversas aportaciones, siendo la primera de ellas del propio monseñor Grullón, quien donó la suma total, producto se la venta de una parcela que heredó de sus padres, que junto a donaciones familiares alcanza la suma de RD$ 2 millones 320 mil pesos.

c_300_175_16777215_00_images_A_Seminario_Menor_El_Buen_Pastor.jpgEl gesto de desprendimiento del obispo diocesano fue imitado por la señora Gisela Cuello y esposo, que también por la venta de una parcela donaron una suma superior al millón de pesos.

Por su importancia para el fortalecimiento de la iglesia, la obra ha concitado un gran apoyo de gobiernos municipales y de fieles de las parroquias, empleados de instituciones católicas y otros, que han aportado una suma superior a los 4 millones de pesos. También las parroquias han donado poco más de dos millones de pesos, lo mismo que parte dinero recaudado en el concurso Apoyo Solidario, han venido a respaldar este impresionante proyecto diocesano.   

El gobierno dominicano se ha sumado a este esfuerzo, con un aporte estimado en más de 8 millones de pesos, mientras que congregaciones religiosas, laicos comprometidos, feligreses y otros, han contribuido con alrededor de 5 millones de pesos, para totalizar la terminación de este edificio de tres plantas, cuyo monto global, en esta primera etapa, asciende a la suma de RD$ 21 millones 760 mil 415 pesos con 45 centavos. 

Al hacer uso de la palabra en el acto de Acción de Gracias, la arquitecta Ana Rosa Garrido Sánchez, responsable de dirigir el proceso de construcción de esta esta magnífica obra de amor, expresó que fue diseñada poniendo todo el corazón en ella, sintetizándolo en la elocuente frase: Lo mejor para el Señor. 

El edificio tiene un aire señorial, con un vuelo o cuerpo saledizo revestido en ladrillos, que ocupa el tercio central de la fachada. Cuenta con un pequeño lobby para recibimiento de las visitas, magníficamente ambientado con luces cenitales en la planta baja, al que se accede por puertas de cristal. Un detalle significativo a resaltar, es el de una placa que recibe al visitante al trasponer las puertas de doble hoja, destacando que la obra está dedicada In Memorian de Doña Blanquita y Don Ramón, los padres del obispo, así como al Padre Gerardo Creedom, ya todos en la casa del Padre y en agradecimiento a doña Gisela Cuello, auspiciadora comprometida junto a su familia, con esta magna obra diocesana. Este primer nivel está diseñado para un área de oficinas y dispone de tres habitaciones para los sacerdotes.

c_300_175_16777215_00_images_A_Sem_Menor_El_Buen_Pastor.jpgEl segundo y tercer nivel están desarrollados de la misma manera: área de estudios dotada de instalaciones para las computadoras, una mini-biblioteca, un kitchenaid con mirador, para algún momento que quieran compartir un snack y cuatro habitaciones en cada uno de esos niveles. Las habitaciones son espaciosas y bien ventiladas, de tal suerte que en cada una de ellas caben cómodamente cuatro camas, por lo que el edificio tiene cabida para 32 seminaristas.

Hay un cuarto falso piso en donde está localizada el área de lavado, que facilita las actividades de limpieza, planchado de la ropa, etc.  

La propia eucaristía, se convirtió en una expresión de apoyo de los presentes, que en ofrenda y en promesas supera el millón de pesos y algunos empresarios presentes, entre ellos familiares de monseñor Grullón, se comprometieron a gestionar recursos para equipar el edificio. La Alcaldesa municipal, arquitecta Hanoi Sánchez, prometió la donación de 300 mil pesos. 

Al término del acto de bendición, tuvo lugar un ágape y un brindis,  celebrando la generosidad del Señor, que ha permitido esta obra destinada a formar a los futuros sacerdotes, puentes entre Dios y los hombres, para bien de la iglesia y del ancho mundo de los hombres. 

Que así sea.  

 

José Danilo.