BENDICEN ACUEDUCTO INTERCOMUNITARIO EL COCO

c_300_175_16777215_00_images_Acueducto_El_Coco.jpgEl maravilloso Don del agua se convirtió nueva vez este jueves 20 de septiembre, en fuente de bendición y factor de unión para los habitantes de las comunidades El Coco y Los Capaces del municipio de Juan Herrera, en un acto al que asistieron representantes de los donantes, el personal técnico que acompañó en el proceso de construcción y la FUNDASEP como institución ejecutora del proyecto.

A media mañana, una comitiva presidida por monseñor José Grullón, que completaban la Secretaria Ejecutiva de FUNDASEP Wilma Duval, los miembros directivos José Augusto Franco Bidó, Oriol Guerrero; Juan Domingo Boció, coordinador del Departamento de Desarrollo Comunitario que llevó a cabo el proyecto, el técnico Joan Eliezer Ramírez, supervisor de la obra;  el coordinador del Departamento de Educación de la fundación diocesana, Héctor Sánchez Romero y el Padre Fresner Alsina, vicario de la parroquia Nuestra Señora de la Altagracia.

Además, hizo acto de presencia una representación local del Instituto Nacional de Aguas Potables (INAPA), organismo regulador de las aguas, compuesta por los señores Milcíades Encarnación, encargado de tratamiento, Aquiles García, encargado de las plantas de tratamiento de aguas potables y Elías Encarnación, encargado de INAPA  en Juan Herrera, en representación de la ingeniera Yara Felix, Directora Regional.

Por parte del Banco de Reservas, entidad que realizó el mayor aporte de financiación, estaba presente el señor Eddy Vázquez en representación de William Orozco, Gerente Regional Sur de la entidad bancaria.

El acto se desarrolló en un ambiente de inestabilidad climática, bajo una persistente llovizna, pese a lo cual el lugar de la celebración lucía lleno de lugareños, a la que luego se unió un numeroso grupo de estudiantes y algunos docentes.

c_300_175_16777215_00_images_A_Tanque_de_piedras_de_El_Coco.jpgEl costo de la obra hidráulica alcanza los 4 millones 307 mil 249 pesos, para cuyo inicio sirvió de primer aporte un dinero sobrante por administración eficiente, de algunos proyectos patrocinados por Cross Catholic Outreach (RD$ 485 mil 352 pesos con 74 centavos, para un 11% del coste total), al que luego se adicionó, por gestión del Gobernador Civil Provincial Lcdo. William De Oleo Jiménez, en coordinación con el Secretario Administrativo de la Presidencia José Ramón Peralta lo que se puede consolidar como aportación efectivo del Gobierno Dominicano, la suma de RD$ 638 mil pesos, para un 15%.

El Ayuntamiento de Juan Herrera ingresó RD$ 79 mil 270 pesos (02%); la gestión de las parroquias Nuestra Señora de la Altagracia y Nuestra Señora de la Esperanza; de las Hermanas Apostólicas del Corazón de Jesús; de los sacerdotes Jonás y Donald Mc Eachin, de la Congregación Espiritanos se calcula en RD$ 108 mil (03%); de su lado, FUNDASEP sumó una contrapartida de RD$ 349 mil 822 pesos con 88 centavos (equivalente a 08%).

Empero, el Banco de Reservas, poniendo en acción su responsabilidad social corporativa, realizó una donación determinante ascendente a RD$ 1 millón 800 mil pesos (42), mientras que la contribución comunitaria (mano de obra, logística, alimentación) se estima en unos RD$ 846 mil 805 pesos (20%).

El tiempo de ejecución del proyecto que hoy beneficia a 180 familias (752 personas) llevando agua hasta sus hogares, tardó unos 4 años en completarse, por varias razones: desidia de los comunitarios en asumir protagonismo, desperfectos de maquinarias por lo accidentado del terreno, carencia de recursos económicos, entre otros.

El resultado es un acueducto rural intercomunitario, con un acuífero manando en un promontorio, distante poco más de un kilómetro de la comunidad Los Capaces y más de dos de El Coco (en terreno donado por Bartomeu Garriga), tras un proceso de filtrado con arena en la fuente de bocatoma del arroyo Doña María, impulsa el agua (con un flujo de 300 galones/minuto).

En la primera fase de trasiego, el agua pasa a través de tubos de acero inoxidable de una caja recolectora a un compartimiento de contención de sólidos e impurezas con grava, para completar el filtrado (de hasta ocho mil galones en apenas horas) a otro compartimiento de arena más fina.

c_300_175_16777215_00_images_Juramentacion_acueducto_El_Coco.jpgDe ahí se impele por gravedad a través de dos líneas de aducción secundarias, que de 4 pulgadas se reduce a dos pulgadas, aumentando progresivamente la presión de arrastre hídrico creando un efecto de succión al abrir los grifos.

Antes de ser distribuida para uso en los hogares, el líquido se almacena en un tanque reforzado en piedras, emplazado a menor altura que la bocatoma, pero situado en una elevación de 185 metros sobre el terreno llano, que tiene una capacidad de acumular unos 30, 000 galones. Es allí donde se verifica la operación de potabilización añadiéndole cloro.

Un sistema de 178 piletas permite una distribución de agua de calidad a 180 familias. Ofelia  Romero Merán, hablando a nombre de los beneficiarios expresó que, aun tratándose de una obra humana, fue lograda gracias a la ayuda del cielo, con mucha oración comunitaria y la unidad de líderes de ambas comunidades beneficiarias motorizando la gestión. Ahora son conscientes de que, unidos, pueden lograr otros buenos propósitos.

Momentos antes de proceder a la juramentación de una directiva que velará por el mantenimiento del sistema hídrico, y previo al almuerzo campestre de celebración del acontecimiento, la señora Lucía Reyes Carmona testimonió lo que, sin dudas, pudiera ser declarado por mucha de aquella gente: del viacrucis diario dedicando largas horas de cada jornada en procurar el agua no apta para consumo humano, al buscarla en lugares distantes y difíciles, ha invertido mucho tiempo en 40 de sus 45 años de edad, pero al fin puede exclamar ¡Gracias a Dios y al Banco de Reservas por el milagro del agua!

 

José Danilo.-