OBISPO POSESIONA AL PADRE MÁRTIRES EN PARROQUIA

c_300_175_16777215_00_images_Al_instalar_a_Padre_Martires.jpgEn una ceremonia solemne y emotiva, en que el templo resultó pequeño ante la numerosa presencia de su feligresía y de visitantes de otros sectores de la ciudad, la parroquia San José acogió el pasado sábado 25 de agosto a un nuevo responsable, el Padre Mártires García.

A Padre Mártires la iglesia solo le pide dos cosas: “que ame a sus ovejas y que dé la vida por ellas, a imitación de Cristo”, fueron las palabras iniclales de monseñor José Grullón, quien presidió el acontecimiento litúrgico, en compañía de los presbíteros Rodolfo del Carmen y Bernaldo Peralta, además figuraban entre los celebrantes el seminarista Román Gilbert Hann, y los diáconos Livio Valdez, Julio Mateo y Francisco, Presidente de Asamblea de la parroquia Espíritu Santo. 

En adición a este pedimento de dar la vida, el ritual de toma de posesión incluyó la lectura del compromiso de nuevo párroco, en donde acepta cumplir con las disposiciones emanadas del obispo, asumir el itinerario de evangelización, adoptar los esquemas de la rueda y la escalera parroquial, entretanto en el desarrollo de la ceremonia recibió la encomienda de los símbolos canónicos: la llave del Sagrario, la patena, cáliz, copón, silla del confesionario, óleos, Biblia, el Plan pastoral y la dirección del Consejo parroquial.

El Padre Mártires fue ordenado sacerdote hace 18 años, la mayoría de los cuales ha servido como formador en los seminarios Buen Pastor, cuando este centro de formación aún estaba en Azua, en el seminario Fernando Arturo de Meriño y en el Seminario Mayor Santo Tomas de Aquino. Llega en esta etapa a la parroquia San José luego de cumplir una fructífera labor dando abundantes frutos vocacionales, como rector del Seminario Menor Buen Pastor ahora en el municipio cabecera de San Juan de la Maguana.

Además de sacerdote formador de aspirantes al sacerdocio, es canonista de la diócesis, pero sobre todo es un hombre de Dios, dedicado, con gran espíritu de servicio, humilde, sencillo, sereno, como lo reconocieran sus hermanos de sacerdocio Rodolfo y Bernaldo, al hacer entrega de un informe rindiendo cuentas de los aspectos administrativos de la parroquia correspondiente a un año y 8 meses en que ambos han conformado un equipo inter-parroquial, de Párroco y Vicario, aunque formalmente en sus atribuciones el Padre Bernaldo actuaba como un párroco de San José y el Padre Rodolfo en calidad de párroco de la catedral San Juan Bautista, en colaboracion fraterna.

Esta nueva casa del Padre Mártires le acoge con entusiasmo, entregado por una comisión de su antigua parroquia Espíritu Santo, pero con el mismo encargo de todo sacerdote: ser un padre celoso de todos sus hijos espirituales, desvivirse por su nueva familia parroquial, velar por su crecimiento en la fe, hasta lograr el encuentro personal con Cristo. Deseamos todas las bienaventuranzas al Padre Mártires García en su nueva misión.

 

José Danilo.