WILMA Y REYITA HOMENAJEADAS EN CENA DE SOLIDARIDAD

c_300_175_16777215_00_images_Dos_placas.jpgLa Cena de Solidaridad con la Diócesis de San Juan de la Maguana celebrada el pasado jueves 21 de los corrientes, fue un acontecimiento festivo que, además de reunir a representantes de las provincias Azua, San Juan y Elías Piña, posibilitó crear un escenario idóneo para reconocer públicamente la trayectoria de trabajo admirable y el liderazgo de las dos ejecutivas más antiguas del Obispado, rindiendo una labor de servicios sociales a los más necesitados.

Se trata de la Licenciada Wilma Duval, Directora Ejecutiva de la Vicaria de Servicios Sociales que integra eficazmente los organismos de la Pastoral Social CARITAS y FUNDASEP y de la Doctora Reyita De Oleo, Coordinadora del Centro Diocesano de Asistencia Jurídica -CEDAJUR-.   

Por tal razón, ambas fueron homenajeadas tras el discurso central de monseñor José Grullón, recibiendo sendas placas de reconocimiento y otros galardones, entre vítores y aplausos.

La pieza oratoria del obispo, fundamentaba la honra a estas dos mujeres singulares, que durante 26 años se han entregado a una labor de altruismo ejemplarizante, que no conoce de reservas, vacilaciones o evasivas. Humildes, sin perder por ello autoridad; brillantes, sin pretensión de deslumbrar.

En el caso de Wilma Duval se vierten los más desprendidos títulos de noble sensibilidad humana y generosidad, que acrisolando preparación, tanto como proverbial capacidad gerencial, pone todo cuanto es en todo lo que hace, para generar solución a las diversas problemáticas que surjan en el diario trajinar.

La legitimidad de su liderazgo hace hacer. Porque si se le admira se le imita. Gracias a su mística de servicio, las obras materiales en bien de familias y comunidades alcanzan el grado de incontables por abundantes. 

Aunque podríamos citar grosso modo algunos logros y realizaciones en un apretado recuento, con sus respectivos departamentos: Desarrollo Comunitario (acueductos, sanitarios, paneles solares), Departamento de Educación (Escuelas Radiofónicas, Proyecto de Alfabetización del Valle, PROALVA, proyectos educativos especiales, ludotecas, salas de reforzamiento escolar), Departamento PROTECHO (viviendas e infraestructuras), Departamento Vial (construcción y reparación de caminos vecinales, badenes y puentes), Departamento de Salud (operativos médicos, boticas y botiquines comunitarios, programas de prevención de enfermedades y educación en salud), Departamento de Economía Solidaria (microcrédito, economía solidaria, Autoahorro), Departamento de Recursos Naturales y Agropecuaria (reforestación, formación agropecuaria, agroforestería), entre muchos otros.

Integra a carta cabal, su compromiso está signado por una fe que concede el primado a su conciencia. Entusiasta por convicción, no parece temer mas que a las incomprensiones humanas. Pero sin permitir que se erijan en obstáculo insalvable, porque la desesperanza no forma parte de las cuentas de su rosario.

En un video testimonial, preparado por Juan Domingo Boció recogiendo pareceres en torno a ella, de sus más cercanos colaboradores y de representantes con los cuales ha trabado algún nivel de relación inter-institucional, se puso de manifiesto su incuestionable nivel de solidaridad y abnegación, que su hija Clara resumió con estas palabras: “Mami vive para su familia, su trabajo y la iglesia…quiero ser como ella”.    

Mientras que la Doctora Reyita De Oleo, otro referente de notables virtudes humanas, es un adalid de la equidad y la justicia, que ha hecho suya la honorable tarea de empoderar a individuos, familias y comunidades, al poner de relieve su condición de ciudadanos de pleno derecho.  

Ha sido determinante su tarea de tantos años dedicada a forjar conciencia en torno a los valores y normas que otorgan la dignidad de ser persona, dotada per se de méritos irreductibles aún rebasando las categorías del contexto social. Su esfuerzo sin desánimos ha logrado que miles de seres humanos recobren la identidad negada, casi perdida en los vericuetos innombrables del desafuero y con ello el status de considerarse hombres y mujeres en plenitud humana desde la óptica jurídico-social, e hijos e hijas de Dios desde los valores del Reino en construcción en y entre nosotros.

c_300_175_16777215_00_images_Discurso_en_Cena.jpgFiel cultivadora de las ciencias jurídicas, se distingue en su ejercicio práctico, concretando el exigente ideario del Padre de la Patria: “Dar a cada uno lo que en derecho le pertenece” y “sed justos si queréis ser felices”. Ahí reside la llama fervorosa de su ideal de servicio y su praxis de vida. Su sentido del otro y su fe no disputan en litigio; segura de sí misma, jamás parece tener prisa, apenas se impacienta y sonríe desde el alma en las duras y en las maduras.  

Citando textualmente un segmento del discurso de monseñor en la ocasión: “Wilma, Reyita y este gran equipo de Fundasep y Cedajur, sienten un enorme gozo en servir, en buscar el bien de los más empobrecidos. Qué alegría me dio ver a Reyita en un operativo de declaración de nacimiento con la JCE en La Llanada de Juan a 1300 metros de altura tomando los datos biométricos para que adultos sean declarados.”

“ha desarrollado procesos educativos y de concientización, promovido la defensa de los derechos humanos en unión con el Poder Judicial y ha logrado que el número de personas no declaradas haya disminuido de 34 % a 6%, gracias a la creación de los Orientadores Legales, los Consejos Comunitarios, una red de profesionales voluntarios integrados a CEDAJUR y el apoyo de la JCE”.

En suma, honor a quienes honor merecen: dos mujeres paradigma de compromiso, audacia y valor sin dobleces, que nos enorgullecen porque inspiran autentico respeto, ganado a pulso de fe en el ejercicio sin mancha del servicio, la caridad, la equidad y la justicia.   

Como se ha convertido en una tradición durante los últimos 19 años, la sala de fiestas La Bella Cascada se convirtió en el punto de encuentro de cientos de representantes de las tres zonas pastorales para compartir el especial momento que fue amenizado por la Reina del Merengue, Milly Quezada, cortesía del Ministerio de Turismo.

 

José Danilo.-