PARROQUIA DE LAS YAYAS RESULTÓ PEQUEÑA

c_300_175_16777215_00_images_Las_Yayas_de_Viajama.jpgLa parroquia Nuestra Señora de la Altagracia perteneciente al municipio de Las Yayas de Azua, resultó pequeña durante las festividades patronales en honor a su Patrona, la Virgen que le da nombre.

Durante las novenas, que dieron inicio el día 13 y se extendieron hasta este pasado domingo  21 de enero, se han revitalizado los 5 distritos parroquiales, que se turnaron diligentemente en organizar el novenario, promoviendo un valor diferente en cada ocasión, representados por sus reinas, quienes asistían acompañadas de una extensa comitiva y la gente simplemente no cabía en el templo.

El día séptimo de estas celebraciones, la eucaristía vibrante y vivificante fue presidida por monseñor José Grullón, quien celebró la liturgia en compañía del párroco José Rafael Colón Rosario y dos diáconos.

La reina de esa jornada Freidy María Perdomo, representante del Distrito Municipal de Hato Nuevo, fue coronada al comenzar la eucaristía por monseñor José Grullón, ante una entusiasta feligresía de todas las edades que abarrotaba el templo. 

Al ceñirte esta corona, llevando tú el signo de la Patria como un valor, queremos que a imitación de  la Virgen María reines con amor al pueblo dominicano; que como Ella lo es, también seas protectora,  servicial con tu comunidad de Hato Nuevo y que, al igual que Ella lo ha hecho hoy y desde siempre, reúnas la Iglesia”, expresó el obispo ante el icono santo, entronizado con los colores de los símbolos patrios, palabras que fueron respaldadas con un sonoro aplauso.  

En la pieza homilética, el obispo enfatizó que cada quien encuentra lo que busca, por eso el que busca a María, encuentra a Jesús; haciendo lo que Él nos dice, cumpliendo lo que Él nos pide, ganamos el Cielo”, de ahí la importancia de hacerle caso a la Virgen en su advocación de La Altagracia, que consiste en poner a Cristo en primer plano “porque María nos lleva a Jesús y Él nos lleva a Dios”.

Ante la devota respuesta que han dado las comunidades asistiendo masivamente a la exaltación novenaria en honor a la Virgen de la Altagracia, el Padre Rafael Colón reiteraba complacido: “Cada noche la iglesia ha estado como hoy, a desbordar, la gente no cabe en el templo”.          

La festiva conmemoración patronal de este municipio agrícola de Azua, además de una liturgia gozosa, magníficamente cantada por un coro armonioso, en una iglesia viva y activa, tan plena de calor humano como  llena de fervor, reservaba otras dos sorpresas: un gran pastel de cumpleaños con el mensaje Feliz cumple Monse, preámbulo de la cena dedicada al obispo en la residencia de la Gobernadora de la provincia sureña Walkiria Féliz, quien estuvo en primera fila durante el ceremonial, así  como el síndico del lugar Ramón Antonio Soto.    

         

José Danilo.-