EMOTIVA CELEBRACIÓN DEL CUMPLEAÑOS DE MONSEÑOR

c_300_175_16777215_00_images_Presbiteros_de_la_Zona_Centro.jpgCasi un centenar de personas se unieron al Obispado de San Juan de la Maguana este pasado lunes 15 de enero, para renovar afectos y expresar reconocimientos a la labor pastoral desarrollada por monseñor José Grullón, en la celebración de su 76 cumpleaños. 

Al regresar, en su fecha natalicia, de la primera visita pastoral del año, en la que recorrió durante dos semanas las parroquias de Bánica y Pedro Santana, ambas situadas en la zona limítrofe que nos separa del hermano país de Haití, el obispo se encontró con la sorpresa de la concurrida fiesta en su residencia, que fue animada por un grupo de música típica. 

Se trató de un ágape informal, presidido por el icono de la Virgen de la Altagracia, entronizada al lado de un gran pastel de cumpleaños, donde el regocijo abrió cauces de expresión compartida con brindis, anécdotas y canciones, a la vez que fue motivo de la degustación de una exquisita cena estilo buffet. 

Un grupo de sacerdotes de la Zona Pastoral Centro acudió al cumpleaños y testimonió la eficacia en la tarea evangelizadora del obispo, lo que se comprueba en el cambio de mentalidad de las gentes, que antes mantenían una imagen propia negativa de sus capacidades y ahora muestran autoestima creciente, fruto de la fe y el empoderamiento comunitario.

Pero también se sumaron a la manifestación de alegría, delegados del Comité Santo Domingo de la Fundación de Desarrollo Azua, San Juan, Elías Piña –FUNDASEP- y de Las Matas de Farfán.   

Monseñor narró, como por la fe viva y operante que se hace Pueblo de Dios, han surgido desde hace más de dos décadas, admirables obras materiales: caminos vecinales, acueductos, capillas, viviendas, escuelas, politécnicos, boticas, proyectos de nutrición, campañas de declaraciones tardías, iniciativas de arborización o recuperación del bosque, programas de préstamos, grupos de auto-ahorro, proyectos de sanitarización, estufas y paneles solares, entre otros.

Asimismo, en los últimos tiempos, la diócesis ha puesto particular énfasis en movilizar todas las comunidades, para que las parejas de hecho reciban la bendición en el sacramento del matrimonio durante todo el año y de manera especial en un jubileo que promueve una boda colectiva en noviembre, mes de la familia.

La campaña permanente va encaminada a que todos los miembros del núcleo esencial de la Iglesia tengan acceso al sacramento por excelencia, en afinidad con el lema de este año: “Con la Eucaristía fuente de Comunión, impulsamos la misión”.   

 

José Danilo.-