LLUVIA NO IMPIDIÓ CENA-ENCUENTRO DE SOCIALIZACION

c_300_175_16777215_00_images_Obispo_y_organizadores.jpgEl pasado viernes 05 de enero, como es costumbre desde hace 18 años, la Diócesis de San Juan de la Maguana, a través del Centro Diocesano de Asistencia Jurídica -CEDAJUR- que dirige la Doctora Reyita De Oleo, conmemoró con anticipación al Día del Poder Judicial, una cena-encuentro de socialización de experiencias, pese a que llovió desde muy temprano.

Se dieron cita en la residencia del obispo José Grullón, representantes de la sociedad civil, del Departamento Judicial de San Juan, de la Procuraduría y de la Corte de Apelación de dicho Departamento, en un escenario en el que, además de compartir en fraternidad, se dirigieron  importantes mensajes.

Este ágape fue dedicado a la memoria del Padre Gerardo Creedon, sacerdote misionero recientemente fallecido, gran impulsor de la Pastoral Social, cuya semblanza leyó la Licenciada Wilma Duval, Directora Ejecutiva de FUNDASEP.

Este paladín de los derechos de los más pobres, se convirtió en auspiciador económico de los operativos para resolver la situación de no-declarados en el registro civil, beneficiando a gran cantidad de personas carentes del derecho a considerarse ciudadanos con todas las prerrogativas constitucionales.

En el acto, el Procurador Fiscal del Distrito Judicial de San Juan, Doctor Pedro Antonio Ibert, lanzó una llamada de alerta en torno a la espiral de violencia que se registra en esta jurisdicción, contabilizando más de 3 mil casos en el último año, realidad que obliga a todas las instituciones, tanto publicas como privadas, a unir esfuerzos para recuperar la tan necesaria paz que posibilite la convivencia social.      

La intervención del Presidente de la Corte de Apelación, Doctor Manuel Antonio Ramírez Suzaña, consistió en anunciar que dicha jurisdicción de segundo grado será en lo adelante una corte bicameral, que tendrá un carácter regional y no general, y estará dividida en una Corte Penal, dirigida por la magistrada Maritza Sención, en tanto que él –el magistrado Ramírez Suzaña- continuará presidiendo la Corte Civil.      

Destacó, asimismo la importancia de la coordinación en el sistema de justicia, en el que han tenido un éxito determinante los casi 700 orientadores legales de la Diócesis de San Juan de la Maguana, que son lideres comunitarios capacitados en derechos humanos y prerrogativas fundamentales, cuya eficacia se ha probado en disminuir los casos de violencia en las 19 parroquias en las que operan, actuando como instancias de paz.

Otro gran logro de los orientadores legales ha sido  el de disminuir el índice de no-declarados de un 36% a casi un 5%, en el territorio diocesano que comprende las provincias Azua, San Juan y Elías Piña.       

Uno de los mensajes consistió en el anuncio de ampliar la capacitación mediante cursos, talleres, charlas y encuentros, de estos agentes de paz, que  asumen la defensa y promoción de los derechos fundamentales de la persona humana.  

Mientras, monseñor Grullón, en calidad de Presidente del organismo diocesano, exhortó a los actores del sistema judicial, a los jueces y fiscales, a unificar criterios en fortalecer el sistema de justicia, evitando incurrir en decisiones que permitan la impunidad, sin excepción. 

“Es un deseo generalizado; es un imperativo social y es ley divina, que el inocente debe ser descargado y el culpable, quien sea, debe pagar por su delito”, subrayó monseñor José Grullón.

 

José Danilo.-