NAVIDAD INFANTIL A LO GRANDE DE FUNDACIÓN BIDICA

c_300_175_16777215_00_images_cHIQUINAVIDAD_2.jpgMás de 400 niños y niñas de la sabana de Santomé que comprende los barrios populares El Refugio, Corbano Sur, Corbano Norte y Kilómetro 3, entre otros, disfrutaron en grande del espíritu de la navidad el pasado sábado 23 de diciembre, como un regalo de la Fundación BIDICA.

Los máximos directivos de la Fundación y la empresa, los señores Sarah Rodríguez de Burgos y su esposo Ramón Burgos, ponen así en ejercicio el sentido de inversión socialmente responsable con esta y otras acciones, en favor de las familias más vulnerables, por su condición de pobreza y exclusión en varias zonas del país.

El templo San Francisco de Asís del monasterio de las Hermanas Clarisas Capuchinas acogió a los mas de 400 infantes de la zona Oeste del municipio cabecera, para ser agasajados luego de participar de una misa, con la fiesta que se les preparó para la especial ocasión, en donde gozaron de canciones, sorpresas, dinámicas y juguetes. 

Un equipo humano convocado por la Fundación apéndice de BIDICA Inmobiliaria se mostró empeñado, al igual que en años anteriores, a cubrir todos los detalles del evento de temporada, que busca centralizar el sin par acontecimiento de Dios que se hizo niño para entrar a la historia de la humanidad, con una fiesta que incluye sorpresas de los Reyes Magos, animación y platillos navideños que hicieron su deleite. 

Y pese a que ambas instituciones no tienen relación de obras o proyectos con el entorno físico-social de San Juan de la Maguana, ya se ha convertido en una tradición esperada por los lugareños que viven en esa zona marcada por las carencias, la gran celebración navideña en que sus hijos se divierten a lo grande como lo hacen los de otras latitudes. 

En esta oportunidad también los padres de los infantes que fueron a recibir a sus vástagos una vez terminara la actividad, recibieron un regalo inesperado, que consistía en una caja conteniendo los ingredientes básicos para la cena de Nochebuena. 

Todos, niños e infantes, disfrutaron a lo grande del regalo más grande al que todo ser humano puede aspirar: el regalo de Dios que se hace niño entrando a la historia de la humanidad para hacer partícipe de su amor a todo el mundo, salvándoles del pecado y abriéndoles las puertas del cielo.

 

José Danilo.-